Esofagografía con contraste de bario

(Esofagografía, Esofagograma)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una esofagografía?

La esofagografía es un examen radiográfico (con rayos X) del tracto gastrointestinal (GI) superior, específicamente, de la faringe (parte posterior de la boca y garganta) y el esófago (músculo hueco en forma de tubo que se extiende desde debajo de la lengua hasta el estómago). La faringe y el esófago se hacen visibles en una placa radiográfica mediante una suspensión líquida conocida como bario. La esofagografía puede realizarse en forma independiente o como parte de una serie gastrointestinal (GI) superior, que examina el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado).

Las radiografías utilizan rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica. Las radiografías se realizan utilizando radiación externa para producir imágenes del cuerpo, sus órganos y otras estructuras internas con fines de diagnóstico. Los rayos-X pasan a través de los tejidos del cuerpo hasta unas placas especialmente tratadas (parecidas a una película fotográfica) y se hace una foto tipo “negativo” (cuanto más sólida es la estructura, más blanca aparece en la película).

Por lo general, durante una esofagografía se utiliza la fluoroscopia. Es un estudio de las estructuras del cuerpo en movimiento, similar a una “película” de rayos-X. Un haz continuo de rayos X se pasa a través de la parte del cuerpo que se está examinando y se transmite a un monitor parecido a un televisor de forma que pueda verse en detalle la parte del cuerpo y su movimiento. En los procedimientos de rayos X con bario, la fluoroscopia permite al radiólogo ver el movimiento del bario a través de la faringe y el esófago mientras el paciente lo bebe.

¿Por qué se utiliza bario con los rayos X?

El bario es un polvo metálico blanco y seco con consistencia similar al yeso, que se mezcla con agua para formar un líquido espeso de apariencia similar a un batido de leche. El bario es una sustancia que absorbe los rayos X y que aparece en color blanco en la placa radiográfica. Cuando se lo traga, el bario recubre la pared interna de la faringe y el esófago para que se visualicen el movimiento de deglución, el revestimiento interno de la pared, el tamaño y la forma de estos órganos en la placa de rayos X. Este proceso muestra diferencias que probablemente no se vean en las radiografías estándar. El bario se utiliza sólo para estudios de diagnóstico del tracto gastrointestinal.

El uso de bario en estudios radiográficos contribuye a la visibilidad de diversas características de la faringe y el esófago. Algunas anomalías de la faringe o el esófago que puede detectar la esofagografía son tumores, úlceras, hernias, divertículos (bolsas), estenosis (estrechamientos), inflamación y problemas de deglución.

Un procedimiento relacionado que puede realizarse para diagnosticar problemas gastrointestinales es la esofagogastroduodenoscopia (EGD). Consulte este procedimiento para obtener información adicional.

Acerca de la faringe y el esófago:

Ilustración de la anatomía del aparato digestivo, adulto
Click Image to Enlarge

La digestión es el proceso por medio del cual los alimentos y los líquidos se descomponen en partes más pequeñas, para que el cuerpo pueda utilizarlos para formar y nutrir a las células, y para proporcionar energía. La digestión comienza en la boca, donde se toman los alimentos y los líquidos, y se completa en el intestino delgado.

Una de las principales funciones de la faringe es la deglución. La principal función del esófago es propulsar los alimentos hacia el estómago.

Razones para realizar el procedimiento

La esofagografía puede realizarse para diagnosticar anomalías estructurales o funcionales de la faringe y el esófago. Estas anomalías pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • cáncer de la cabeza, el cuello, la faringe y el esófago.

  • tumores

  • hernia hiatal: movimiento ascendente del estómago, ya sea dentro o a lo largo del esófago

  • problemas estructurales, como divertículos, estrechamientos o pólipos (crecimientos)

  • várices (venas dilatadas) del esófago

  • trastornos musculares (de la faringe o el esófago) como disfagia (dificultad para tragar) o espasmos (de la faringe o el esófago)

  • acalasia: el esfínter esofágico inferior no se relaja e impide que pase el alimento al estómago

  • enfermedad del reflujo gastroesofágico (GERD, por su sigla en inglés) y úlceras

Su médico también puede recomendarle una esofagografía por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Es posible que desee preguntarle a su médico sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante el procedimiento y los riesgos relacionados con su situación particular. Es una buena idea llevar un registro de su historial de exposición a la radiación, como exploraciones anteriores y otros tipos de exploraciones radiológicas, de forma tal que pueda informar a su médico. Los riesgos asociados con la exposición a la radiación pueden estar relacionados a la cantidad acumulativa de exámenes y/o tratamientos con rayos X durante un período de tiempo prolongado.

Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informárselo a su médico. La exposición a la radiación durante el embarazo puede provocar anomalías congénitas.

Los pacientes con alergia o sensibilidad a medicamentos, colorantes de contraste, yodo, mariscos, o al látex deben avisarle al médico.

Puede producirse estreñimiento o retención fecal si el bario no se elimina completamente del cuerpo.

Algunas contraindicaciones para la esofagografía pueden incluir, aunque no de forma excluyente:

  • perforación del esófago o perforación intestinal

  • obstrucción intestinal o estreñimiento grave

  • embarazo

  • graves dificultades para tragar que generan la posibilidad de aspiración (ingreso de sustancias a los pulmones) de bario

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con la precisión de la esofagografía. Un rayos X de bario o una colangiografía reciente pueden interferir con la exposición del área GI superior a los rayos X.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le puede pedir que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, generalmente, después de la medianoche.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informárselo a su médico.

  • Infórmele al médico si tiene sensibilidad o alergia a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y agentes anestésicos (locales y generales).

  • Infórmele al médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando. Su médico puede aconsejarle que suspenda algunos medicamentos antes del procedimiento.

  • Informe al radiólogo si le han realizado un estudio radiológico con bario o una colangiografía recientemente, ya que esto puede interferir con la obtención de una exposición óptima de rayos X del área GI superior.

  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

La esofagografía puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar, en función de su afección y de las prácticas del médico.

Por lo general, la esofagografía sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si le indican que se quite la ropa, le entregarán una bata para que se la ponga.

  3. Se lo colocará en una mesa de radiología que puede moverlo de una posición horizontal a una vertical. También le pueden indicar que cambie de posición (por ejemplo, que se recueste de costado, boca arriba, o sobre el estómago) a intervalos durante el procedimiento.

  4. Pueden realizarse radiografías estándar del corazón, los pulmones y el abdomen antes.

  5. El radiólogo le pedirá que beba una bebida espesa que contiene bario. Por lo general el bario está saborizado, aunque puede no ser muy agradable al gusto.

  6. Mientras usted toma el bario, el radiólogo tomará imágenes individuales, una serie de radiografías o un video (fluoroscopia) para observar el movimiento del bario a través de la faringe.

  7. En determinados momentos durante la realización del procedimiento, se le puede pedir que contenga la respiración.

  8. Se le dará para beber una bebida disolvente de bario. Se utilizarán rayos X o fluoroscopia para observar el paso del bario por el esófago. También es posible que deba tragar un "malvavisco" de bario, que es un trozo pequeño de pan empapado en bario, que ayuda a visualizar determinados problemas estructurales del esófago.

  9. Si se indicó un procedimiento adicional llamado "estudio de contraste del intestino delgado", éste se realizará después de que finalice la esofagografía.

  10. Una vez que se hayan tomado todas las radiografías requeridas, se lo ayudará a levantarse de la mesa.

Después del procedimiento

Puede reanudar su dieta y sus actividades normales después de la esofagografía, a menos que el médico le indique lo contrario.

El bario puede producir estreñimiento o una posible retención después del procedimiento si no se elimina completamente del cuerpo. Se le puede aconsejar que beba muchos líquidos y que coma alimentos con alto contenido en fibra para expulsar el bario del cuerpo. También se le puede dar un purgante o laxante para ayudarlo a eliminar el bario.

El bario no es absorbido en el cuerpo sino que pasa por el tracto gastrointestinal; por esto, sus defecaciones pueden tener un color más claro hasta que se haya expulsado todo el bario.

Avise al médico ante cualquiera de los siguientes cuadros:

  • dificultad o incapacidad para defecar

  • dolor y/o distensión abdominal

  • heces de menor diámetro que lo normal

Es posible que el médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American Gastroenterological Association (Asociación Americana de Gastroenterología)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) (Instituto Nacional de la Diabetes y de Las Enfermedades Digestivas y del Riñón)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)


STAY CONNECTED

Copyright 2014 Main Line Health

Printed from: www.mainlinehealth.org/stw/Page.asp?PageID=STW042829

The information provided in this Web site is for informational purposes only. It is not a substitute for medical advice. All medical information presented should be discussed with your healthcare professional. See additional Terms of Use at www.mainlinehealth.org/terms. For more information, call 1.866.CALL.MLH.