Electroencefalograma (EEG)

(Electroencefalograma, Examen de las ondas cerebrales)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es un EEG?

El electroencefalograma (EEG) detecta si hay anomalías en las ondas cerebrales o en la actividad eléctrica del cerebro. Durante el procedimiento, se colocan electrodos sobre el cuero cabelludo. Los electrodos son pequeños discos metálicos con cables delgados. Los electrodos detectan minúsculas cargas eléctricas que resultan de la actividad de las células cerebrales. Las cargas se amplifican y aparecen en forma de gráfica en la pantalla de una computadora o como grabación que se puede imprimir en papel. El médico es quien luego interpreta la lectura.

Otros procedimientos relacionados que pueden realizarse son los estudios de potenciales provocados. Estos estudios se utilizan para medir la actividad eléctrica del cerebro en respuesta a estímulos visuales, auditivos o táctiles. Consulte este procedimiento para obtener información adicional.

Diferentes tipos de ondas cerebrales normales:

El EEG registra los patrones de la actividad cerebral. Entre las ondas básicas se encuentran los ritmos alfa, beta, theta y delta.

  • Las ondas alfa presentan una frecuencia de 8 a 12 ciclos por segundo en un ritmo regular. Están presentes sólo cuando uno está despierto pero con los ojos cerrados. Por lo general, desaparecen cuando uno abre los ojos o comienza a concentrarse mentalmente.

  • Las ondas beta presentan una frecuencia de 13 a 30 ciclos por segundo. Generalmente se las asocia con cuadros de ansiedad o depresión y con el uso de sedantes.

  • Las ondas theta presentan una frecuencia de 4 a 7 ciclos por segundo. Son las más comunes en niños y adultos jóvenes.

  • Las ondas delta presentan una frecuencia de 0.5 a 3.5 ciclos por segundo. Generalmente están presentes sólo en los niños pequeños durante el sueño.

Durante el EEG; normalmente se evalúan cerca de 100 páginas de actividad. Si bien se presta especial atención a las ondas básicas, también se examinan breves estallidos de energía y respuestas al estímulo, por ejemplo, a la luz.

Razones para realizar el procedimiento

El EEG se utiliza para evaluar diversos tipos de trastornos cerebrales. En los casos de epilepsia, las convulsiones aparecen en forma de ondas con rápidos aumentos repentinos en el EEG.

Los pacientes con lesiones cerebrales (que pueden producirse debido a tumores o un accidente cerebrovascular) pueden presentar ondas de EEG inusualmente bajas, según el tamaño y la ubicación de la lesión.

El examen también puede utilizarse para diagnosticar otros trastornos que afectan la actividad cerebral, tales como la enfermedad de Alzheimer, algunas psicosis y un trastorno del sueño conocido como narcolepsia.

El EEG también puede utilizarse para determinar la actividad eléctrica global del cerebro (por ejemplo, para evaluar traumatismos, intoxicación por consumo de drogas o el alcance del daño cerebral en pacientes en coma), como así también para controlar el flujo sanguíneo del cerebro durante procedimientos quirúrgicos.

Su médico también puede recomendarle un EEG por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

El EEG se ha utilizado por muchos años y se lo considera un procedimiento seguro. El examen no provoca molestias. Los electrodos sólo registran la actividad y no producen ninguna sensación. Además, se aplican dispositivos de seguridad para prevenir que se produzca una descarga eléctrica.

En casos aislados, el EEG puede provocar convulsiones en personas con trastornos convulsivos debido a los destellos de luz o a la respiración profunda que pueden formar parte del examen. Si esto ocurre, un médico tratará las convulsiones de manera inmediata.

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con la lectura de un EEG. Estos incluyen, entre otros, los siguientes:

  • bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia) debido a un ayuno

  • movimientos corporales u oculares durante los exámenes

  • luces, en especial, brillantes o intermitentes

  • algunos medicamentos, como sedantes

  • bebidas que contienen cafeína, por ejemplo, café, cola y té

  • cabello graso o con fijador

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Lávese el cabello con champú pero no use acondicionador la noche anterior al examen. No utilice productos para el cuidado del cabello como fijadores o gel.

  • Infórmele al médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Suspenda el uso de medicamentos que puedan interferir con el examen si su médico se lo ha indicado. No interrumpa el uso de medicamentos sin antes consultar a su médico.

  • Evite el consumo de alimentos o bebidas que contengan cafeína entre 8 y 12 horas antes del examen.

  • Siga todas las indicaciones de su médico acerca de acortar el sueño la noche anterior al examen. Algunos EEG requieren que el paciente duerma durante el procedimiento y otros no. Si el EEG debe realizarse mientras el paciente duerme, es posible que la noche anterior al examen los adultos deban dormir 4 ó 5 horas como máximo y los niños 5 a 7 horas como máximo.

  • Evite ayunar la noche anterior y el mismo día del procedimiento ya que tener un nivel de azúcar bajo en la sangre puede incidir en los resultados.

  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Los EEG pueden realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Por lo general, el procedimiento del EEG sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se relaje en una silla reclinable o que se acueste en una cama.

  2. Se le colocarán entre 16 y 25 electrodos en el cuero cabelludo con una pasta especial o se utilizará una gorra que contenga los electrodos que se usarán.

  3. Se le pedirá que cierre los ojos, se relaje y permanezca quieto.

  4. Una vez que comienza el registro, deberá permanecer inmóvil durante todo el examen. Es posible que se lo controle a través de una ventana desde un cuarto contiguo para observar movimientos que pueden causar una lectura imprecisa, por ejemplo, tragar o parpadear. El registro puede interrumpirse a intervalos para permitirle descansar o cambiar de posición.

  5. Después de la grabación inicial que se hace en reposo, es posible que se examine su respuesta a diversos estímulos para producir actividad que no se manifiesta mientras está en reposo. Por ejemplo, es posible que se le pida que respire en forma profunda y rápida durante tres minutos o que se lo exponga a una luz fuerte.

  6. Por lo general, el estudio está a cargo de un técnico especializado en EEG y puede durar aproximadamente entre 45 minutos y dos horas.

  7. Si se lo evalúa para determinar si padece un trastorno del sueño, se puede hacer el EEG mientras duerme.

Después del procedimiento

Cuando se termine de hacer la prueba le quitarán los electrodos y le limpiarán la pasta con agua tibia, acetona o hamamelis. En algunos casos, es posible que necesite lavarse el cabello otra vez en su casa.

Si le administraron sedantes para el examen, se le puede requerir que repose hasta que se haya pasado el efecto. Necesitará que alguien lo lleve a su hogar.

Puede presentarse irritación o enrojecimiento de la piel en las zonas donde se colocaron los electrodos; este efecto desaparecerá a las pocas horas.

Su médico le informará cuándo volver a tomar los medicamentos que haya suspendido antes del examen.

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Academy of Neurology - Public Education (Academia Americana de Neurología - Educación Pública)

American Kidney Fund (Fondo Americano del Riñón)

Brain Injury Association of America (Asociación Americana para las Lesiones Cerebrales)

Brain Tumor Society (Sociedad del Tumor Cerebral)

Epilepsy Foundation (Fundación para la Epilepsia)

National Brain Tumor Foundation (Fundación Nacional de Tumores Cerebrales)

National Center for Injury Prevention and Control (Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones)

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)


STAY CONNECTED

Copyright 2014 Main Line Health

Printed from: www.mainlinehealth.org/stw/Page.asp?PageID=STW042811

The information provided in this Web site is for informational purposes only. It is not a substitute for medical advice. All medical information presented should be discussed with your healthcare professional. See additional Terms of Use at www.mainlinehealth.org/terms. For more information, call 1.866.CALL.MLH.