Radiografías del cráneo

(Estudios radiológicos del cráneo)

Descripción general del procedimiento

¿Qué son las radiografías del cráneo?

Las radiografías utilizan rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica. Los rayos X estándar se realizan por muchas razones, incluyendo el diagnóstico de tumores o lesiones óseas.

Los rayos X se realizan utilizando radiación externa para producir imágenes del cuerpo, los órganos y otras estructuras internas con fines de diagnóstico. Los rayos X pasan a través de los tejidos del cuerpo hasta unas placas especialmente tratadas (parecidas a una película fotográfica) y se hace una foto tipo "negativo" (cuanto más sólida es la estructura, más blanca aparece en la placa).

Cuando el cuerpo se somete a los rayos X, diferentes partes del cuerpo permiten que pasen cantidades variables de rayos X a través de ellas. Las imágenes se producen en grados de luz y sombra, según la cantidad de rayos X que penetren los tejidos. Los tejidos blandos del cuerpo (como la sangre, la piel, la grasa y el músculo) permiten que la mayoría de los rayos X los atraviesen y aparecen en gris oscuro en la placa. Un hueso o tumor, que es más denso que los tejidos blandos, permite que pasen menos rayos X a través del mismo y aparece en color blanco en la radiografía. En una fractura de un hueso, el haz de rayos X pasa a través de la zona fracturada y aparece como una línea negra en el hueso blanco.

Si bien las radiografías del cráneo no se utilizan tanto como se utilizaban en el pasado debido al uso de tecnologías más nuevas como la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN), siguen siendo valiosas para evaluar fracturas en los huesos del cráneo y detectar otras condiciones del cráneo y del encéfalo.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas en el cráneo y/o el encéfalo incluyen la tomografía computarizada (TC), resonancia magnética nuclear (RMN), tomografía por emisión de positrones (TEP) o gammagrafía ósea. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Huesos del cráneo:

Una ilustración de los huesos del cráneo
Click Image to Enlarge

El cráneo es la estructura ósea de la cabeza. El cráneo está compuesto por dos grupos de huesos:

  • Huesos craneales - los huesos que contienen y protegen al encéfalo

  • Huesos faciales - los huesos que forman la estructura del rostro y la boca

Todos los huesos que forman el cráneo están unidos entre sí a través de articulaciones inmóviles, excepto por la mandíbula, que está unida a través de una articulación móvil.

El cráneo, que sostiene y protege el encéfalo, está compuesto por ocho huesos (el hueso frontal, los huesos parietales, los huesos temporales, el hueso etmoides, el hueso esfenoides y el hueso occipital). El esqueleto del rostro cuenta con 14 huesos, que incluyen los que forman las mandíbulas, las mejillas y la región nasal.

Razones para realizar el procedimiento

Las radiografías del cráneo se pueden realizar para diagnosticar fracturas de los huesos del cráneo, anomalías congénitas (defectos congénitos), tumores hipofisarios y ciertos trastornos metabólicos y endocrinos que provocan defectos óseos en el cráneo. También se pueden utilizar para detectar tumores, evaluar los senos nasales y detectar calcificación cerebral (calcificaciones dentro del encéfalo).

Su médico puede recomendarle una radiografía del cráneo por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Puede que desee preguntarle a su médico sobre la cantidad de radiación utilizada durante el procedimiento y los riesgos relacionados con su situación particular. Una buena idea es llevar un registro de su historial de exposición a la radiación, como exploraciones anteriores y otros tipos de rayos X, de forma tal que pueda informar a su médico. Los riesgos asociados con la exposición a la radiación pueden estar relacionados con la cantidad acumulativa de exámenes y/o tratamientos realizados con rayos X durante un largo período de tiempo.

Si está embarazada o sospecha estarlo, debe informárselo a su médico. La exposición a la radiación durante el embarazo puede provocar anomalías congénitas. Si es necesario que se haga una radiografía del cráneo, se tomarán precauciones especiales para minimizar la exposición del feto a la radiación.

Es posible que surjan otros riesgos, dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Por lo general, no se requiere preparación previa, como ayuno o sedación.

  • Avísele al técnico radiólogo si está embarazada o sospecha estarlo.

  • Avísele al técnico radiólogo si tiene un ojo protésico (artificial), porque la prótesis puede crear una sombra confusa en una radiografía del cráneo.

  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Foto de una radiografía de la cabeza

Una radiografía puede realizarse en forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar según su condición y las prácticas de su médico.

Por lo general, un procedimiento radiológico del cráneo sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, las joyas, horquillas para el cabello, anteojos, audífonos u otros objetos de metal que pudieran interferir con el procedimiento.

  2. Si se le pide que se quite la ropa, se le entregará una bata para que use.

  3. Se lo colocará en una mesa de rayos X, que sitúa cuidadosamente la parte del cráneo que va a ser radiografiada entre la máquina de rayos X y un casete que contiene la película de rayos X.

  4. Las partes del cuerpo que no vayan a ser radiografiadas pueden cubrirse con un delantal de plomo (escudo) para evitar su exposición a los rayos X.

  5. El técnico radiólogo le pedirá que se quede quieto en una posición determinada durante algunos instantes mientras se realiza la exposición a los rayos X.

  6. Si la radiografía se realiza para determinar una lesión, se tomarán precauciones especiales para prevenir más lesiones. Por ejemplo, si se sospecha una fractura de la columna cervical, se puede aplicar un aparato ortopédico para el cuello.

  7. Algunos estudios radiológicos del cráneo pueden requerir varias posiciones diferentes. Es extremadamente importante permanecer completamente quieto durante la exposición, ya que cualquier movimiento podría distorsionar la imagen e incluso requerir que se haga otra radiografía para obtener una imagen clara de la parte del cuerpo en cuestión.

  8. El haz de rayos X se enfoca en la zona que va a ser fotografiada.

  9. El técnico radiólogo se sitúa detrás de una ventana protectora mientras se toma la imagen.

Si bien el procedimiento de rayos X no produce dolor, la manipulación de la parte del cuerpo que se examina puede causar alguna molestia o dolor, especialmente en el caso de una lesión reciente o un procedimiento invasivo como una cirugía. El técnico radiólogo utilizará todas las medidas posibles para que se sienta cómodo y realizará el procedimiento lo más rápido posible para minimizar cualquier molestia o dolor.

Después del procedimiento

Generalmente, no se requiere ningún tipo de cuidados especiales después de una radiografía del cráneo. Sin embargo, su médico puede darle instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, según su situación en particular.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Academy of Neurology - Public Education (Academia Americana de Neurología - Educación Pública)

American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos)

American Stroke Association (Asociación Americana para la Embolia Cerebral)

Brain Injury Association of America (Asociación Americana para las Lesiones Cerebrales)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)


Connect With MLH

Copyright 2014 Main Line Health

Printed from: www.mainlinehealth.org/stw/Page.asp?PageID=STW042806

The information provided in this Web site is for informational purposes only. It is not a substitute for medical advice. All medical information presented should be discussed with your healthcare professional. See additional Terms of Use at www.mainlinehealth.org/terms. For more information, call 1.866.CALL.MLH.